Hace unos meses más, fui otra víctima de iTunes, ya que, al “organizar” mis archivos de música, realmente me los desordenó. Mi orden era casi perfecto, cada artista con su álbum, pero pasó que algunos de éstos estaban escritos en japonés y ahí se estropeó todo.

Actualmente, me he puesto en campaña para re-ingresar los álbumes que más me gustan, pero, esta vez, cuidando los nombres y las etiquetas ID3 de cada MP3.

Y claro, no usaré iTunes hasta que tenga un iPod, si es que llega a pasar.

Actualización: la imagen que aparecía acá la he perdido y no volveré a colocarla.

Share This
A %d blogueros les gusta esto: